sábado, 19 de marzo de 2011

FLOR DE PAPEL







 Totalmente abandonado por sus progenitores y las instituciones, creció con un profundo sentimiento de indignidad. Envidiaba a los demás, afortunadas flores regadas con el rocío del amor materno. Él era tierra yerma donde clavó una flor de papel, autosuficiente y sin fragancia. El miedo a ser descubierto con su ridículo disfraz le llevó a evitar todo contacto durante años. Hasta que llegó ella, con su mirada tierna y respetuosa, para perfumar su soledad. El amor agrietó el dique de tantas lágrimas contenidas, regando con emociones nuevas su desierto. Así, las semillas que guardaban intacta su verdadera esencia, comenzaron a germinar.



15 comentarios:

  1. Ayyy... el amore, el amore!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. El amor nos devuelve a nuestro centro, a nosotros mismos. Es entonces cunado, por fin, germinamos.

    Un beso Pedro.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pedro
    Con este escrito demuestras que eres una persona con una sensibilidad fuera de lo corriente.
    Es un autentico placer saber que existen personas que escriben cosas tan bonitas y tan profundas como tu las escibes
    Gus

    ResponderEliminar
  4. Esther Santamaría19 de marzo de 2011, 16:17

    Siento esperanza al observar este incipiente jardín que tan delicadamente has trabajado.

    Un abrazo enorme, Pedro.

    ResponderEliminar
  5. Su: ¿Qué sería de nosotros sin él, verdad? Besos.

    Patricia: Es el agua que hace fértil nuestra vida. Un beso.

    Gus: Creo que toda expresión artística requiere de cierta sensibilidad. Gracias por pasarte y dejar tu comentario. Un abrazo.

    Esther: ¿Tú también la sientes? Estoy poniendo toda mi pasión y empeño en lograr un jardín fresco y multicolor de agradable fragancia. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. QUE SUERTE PODER HABER ENCONTRADO ESE PERFUME Y REGAR ESE PRECIADO JARDIN,PUES ESA FLOR DE PAPEL SE HA CONVERTIDO YA EN NATURAL Y VERDADERA.
    MUXUS ANA AMA DE NAGORE

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho esa esperanza que, a través de tu texto, pones en los jardínes yermos, hay que confiar en que existe esa persona que hará de nuestra flor de papel una flor con savia y aroma de primavera. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. El Amor, esencia esencial para vivir.
    Bello micro que deja aroma de confianza y posibilidad para todas aquellas flores de papel clavadas en tierra yerma.
    Yo te dejo por aquí unas semillas de amistad y un par de esencias de animo para seguir escribiendo. ¡Ah! y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Con la de veces que se habrá escrito de la flores y el amor, este cuento con su flor de papel me ha encantado. Felicidades.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  10. Ana: Toda una suerte, desde luego, para todo aquel que, como yo, lo haya experimentado. Gracias por pasarte.

    Maite: Ojala todos contásemos en nuestra vida con al menos una persona que nos quisiera solamente por estar aquí, por haber venido a compartir la condición humana. Ya no habría más desiertos sino, eventualmente, sequías pasajeras.

    Cristina: Recojo tus semillas de amistad y me dejo impregnar del aroma de las esencias de ánimo. Cosecharé en el vacío fértil nuevos frutos microrrelatados.

    Puck: Y que jamás se deje de escribir sobre ello, nunca está de más el amor y las flores, aunque sean de papel.

    Gracias por vuestros comentarios, que tanto me animan, y muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Esa foto huele a manualidad de guardería. Preciosa. Casi tanto como el texto que la acompaña.

    ResponderEliminar
  12. A mí también me lo pareció. Creo que ilustra muy bien esa infancia sin el amor materno. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Precioso, Pedro. Esperanzador y metafórico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Yo también creo que es un camino difícil pero no imposible recuperarse tras la falta de amor materno... el relato es precioso
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Torcuato: Tus comentarios siempre son una inyección de ánimo. Gracias. Un abrazo.

    Ana: Posiblemente sea una de las carencias más duras que puede experimentar un niño pero estoy convencido de que hay salida, de que el amor, venga de donde venga, puede curar la herida. Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...